jueves, 30 de agosto de 2007

¿Quíen educa a quien? O el perro que tengo en casa....




Esta mañana como cada mañana de todos mis dias desde hace 5 años paseaba mi perrito llamado MITU ( MItologia). Curiosamente no tiene dilema alguno por llevar nombre femenino cuando aquellos atributos que lo identifican son de macho. Pasear a las 6 y media cuando han salido tímidamente los primeros rayos de sol resulta - yo diría- extraño. La calle solitaria se despereza de los sueños que Morfeo le dispensó a noche. Todo poco a poco va estirando sus brazos y sus piernas en un primer gran bostezo de gratificación . Mitu como si se tratara de un ritual se lanza de manera posesa hacia el primer arbol que és un platanero borde. Alrededor del tronco después de oler varias veces levanta timidamente la pata trasera y empieza marcando territorio. Seguidamente nos lanzamos al paseo matutino que nos obliga a los dos a compartir experiencias curiosas , sorprendentes y extrañas como dije antes. Mitu lleva tiempo preocupado por no encontrarse con nadie que le riña. El es espontaneo y alegre , poco reflexivo por eso algunas veces mea donde no conviene. Entonces alguien sale en defensa del civismo y nos riñe como si se tratara de una gran fechoria y una muestra de vandalismo inexplicable. Por eso >Mitu y yo llevamos tiempo juntos intento que la madre naturaleza no nos juegue ninguna mala pasada y nos podamos hacer pipi en el lugar inadecuado. Siempre salimos llenos de bolsitas de plástico para recoger las heces. Digamos que no nos gusta dar muestras a nadie de que estamos más allá del bien y del mal. SIn embargo cada vez Mitu y yo nos quedamos más perplejos de lo que vemos. Ahora las playas llenas de prohibiciones expresas para que nadie tenga la idea de pasear su perro o dejar que corra en libertad , hacen que miremos los "toros desde la barrera" pero sin entrar en el ruedo. Hoy por ejemplo cuando estabamos paseando un hombre de mediana edad empieza a escupir en el suelo salivazos y sin tener suficiente se lanza a buscar desesperadamente algun tronco de árbol para barnizarlo de las secrecciones que echaba. Mitu me mira con carita de perrito desconcertado como diciendome ¿ eso se puede hacer? . En el paseo continuamos circulando por la calle y nos encontramos un hombre que acaba de tirar en medio de la calle varios objetos grandes.... A lo lejos alguien impide que al cruzar el semáforo podamos pasar por el paso de peatones y nos obliga por haber estacionado el coche , a realizar toda una maniobra complicada para pasar al otro lado de la calle. Mientras unas cuantas calles más allá un grupo de personas todavía recien salidas del "after" han dejado botellas, vasos y bolsas de plástico encima de los numerosos bancos que hay en el paseo. Uno de ellos se dedica ahora a tirar todas las motos que va encontrando a su paso. MItu me vuelve a mirar sin entender nada. Yo le acaricio para tranquilizarlo. ¿Quién entiende a quien?

No hay comentarios:

DE CUENTOS CONTADOS PARA QUE NADIE LOS LEA

  Entré por la puerta de acceso . Encima hay un cartel enorme que señala e indica : HOSPITAL PARA TRISTEZAS INCURIABLES.  Aquí estoy -le dig...