viernes, 14 de marzo de 2008

HA SIDO SIN QUERER , TE LO JURO....


Fuera lo que fuese seguía allí despierta. Sus ojos dejaron de ver todo aquello que de niña había visto. Su páncreas dejó de funcionar de jovencita. Sus riñones , ahora de mayor, han dejado de funcionar también. Su vida se resume en una única palabra: sobrevivir. Hoy vive alejada de la vida de cualquier persona. Refugiada en su mundo de sombras, dependiente de una dosis de insulina diaria, esperando la ambulancia que la trae dia si dia no a desechar con la diálisis todo aquello que su organismo no trabaja.
Luego viene su vida diaria. No hace nada, absolutamente nada. Ninguna visita más que los médicos y enfermeras que la visitan a diario. Y su pasado. Ella sabe que un día su pasado la envolvio de novia, la vestió con un vestido rosa y la llevó al altar. El canon de Panchenbel, el adagio de ALbinoni, el oboe de Marchello , .... Una ceremonia triste y melancólica para una novia. Fuera lo que fuese seguía allí despierta. La compañia que todavía tiene le salva a veces de su sentido de supervivencia. Un gato llamado Salom , nombre puesto en honor a Salvador , una gata llamada Neua, otro gato negro Bubilet, nombre de la novela de Michael Ende , otra gata Babsy y por último otra más , Dido , que recoge el nombre de la novela clàsica de Longus. Pero también estan los perros : Igur y Mel. Así entre tantos de ellos su compañia se hace menos dura, menos distante de todos y todas. Un día fue incluso profesora de instituto de catalán, o bueno, también de chavales con problemas.
Ahora está allí. Como si el allí fuese en los días diferente, distinto , único. Hace tiempo que ya no espera. Sólo en su cabeza se imagina su mundo sin todo aquello que la arrastra. Sin todo lo que la llevó a lo que es. Sabe que el refugio de los mundos perdidos, de los paises de nunca jamás, de los mundos de los niños perdidos de Wendy son los mejores para ella. Sin ver lo ve todo, sin comer apenas lo come todo, sin moverse se pasea por todas partes....Incluso escucha todavía el piano negro que un día le regalo a su querido MOMI. Un suave diminutivo para expresar todo lo que había hecho ella por un hombre como aquel.
Ahora de clínica en clínica el tiempo le lleva a sentirse como en un tiempo de espera. Una necesidad de que sus viejos amigos , sus fieles compañeros la acompañen hasta el final. Y se pregunta tras de la habitación de su cama : ha sido sin querer ,te lo juro....

2 comentarios:

Muriel dijo...

Quina angoixa! M'ha costat de llegir. Un petó.

Anónimo dijo...

una lliçó per a tots nosaltres, potser haurem de reflexionar sobre quina és el veritable sentit de la vida i no está tant pendent de nosaltres . em trec el barret davant d'aquesta gran dona.

DE CUENTOS CONTADOS PARA QUE NADIE LOS LEA

  Entré por la puerta de acceso . Encima hay un cartel enorme que señala e indica : HOSPITAL PARA TRISTEZAS INCURIABLES.  Aquí estoy -le dig...