Buscar este blog

lunes, 7 de marzo de 2022

MUJER

No es casualidad que lo que nos defina sea una condición social determinada por no el sexo que tenemos sinó el género que interpretamos. Como hombre sometemos nuestros deseos a una impetuosidad genital que de forma instantánea la demandamos bruscamente. Esa violencia ejercida contra el cuerpo del otro en el caso de la mujer se convierte en el juego brusco y agresivo del poder del patriarcado. Recordad algo que no es annécdota como la de amigas o compañeras que has conocido a lo largo de la vida y que en sus relatos hay un escalofrio inaudito que golpea el cerebro como si se tratara de un martillear lo que no es normal aunque lo parezca , no deja de ser motivo suficiente para pensar sobre lo que somos como machos alfa . Por eso , hay en ese relato alguna escena de quien un día junto a su amiga siendo niña se ve sorprendida por un acosador, un descerebrado, un depravado , un sátiro, un exibicionista , que como hombre irrumpe frente a las niñas con su genitalidad provocando un trauma en muchos de los casos . O bien el relato de quien siendo joven en los juegos bruscos y aparentemente semi amorosos golpea con dureza la frente de la mujer para ocasionar posteriormente un derrame en la córnea y un desprendimiento de retina , con el resultado de dejar ciega a la chica sin más. En ambos casos no hay consecuencias , forman parte del abuso de ese hombre que establece la condición social . O bien otro relato más , para que se vea que responden a mujeres amigas diferentes que cuenta como de camino a su hogar un día se encuentra con un hombre que le asalta y hecha a correr pero su trauma se solapa para tener cualquier relación igualitaria.  Incluso la del pintor que viene a realizar unas tareas y se permite tocar el cuerpo , el culo, de la mujer insinuándose sobre si quiere algo más. 
Hay que estar muy confundido para creer que todo esto no sea fruto de un modelo patriarcal que impone su poder, su fuerza y lo quiere mantener a toda costa. En el ámbito educativo todavía parece que no sorprenda las canciones de regeton que no liberan de nada los cuerpos de las mujeres , al contrario les hacen creer que ir sexy es enseñar y mostrar el cuerpo al machito que se permite controlar algo que es suyo y que lo toma como poseido por el derecho de propiedad como algo que llama pareja. El uso del móvil para convertir la ubicación en gávia de acero para que ella solo sea de uso exclusivo , ha originado debates en las aulas con mujeres que creen defender esa libertad mal entendida de mostrarse , como si el coraje fuese una decisión que alcanza el ser vista, observada, mirada y  gestionada por el poder del hombre. 
A veces la sensibilidad frente a lo diferente a uno le marca como no-hombre o hombre hombre . En esos prejuicios morales y sociales el hombre siente el derecho de erigirse con su virilidad como defensor de sus razones absurdas que pasan por tomar el cuerpo de la mujer , manosearlo y convertirlo en la violencia ejercida contra quien considera débil . Frente a ese ser de alguien , ese tomar el cuerpo del otro como si se tratara de una posesión de dominio privado y público la sexualidad y el amor se convierten en monedas de intercambio , la mayoría de veces , convertidas en instintos primarios , mecanismos límbicos que solo reflejaran ese espacio primitivo como hombre convertido por las religiones como justificación de el ser divino llamado Padre , Abba, 
Romper con esa mirada no resulta cómodo, porque en muchas ocasiones hay un discurso inútil que reivindica una igualdad patriarcal . Ese feminismo que sorprende por ser tan machista como el propio machismo. Por otra parte con la incorporación de una sexualidad escogida donde la identidad se convierte en una construcción donde emociones, cuerpo y sentidos configuran el sentirse homosexual, lesbiana, transexual, bisexual, ...  se produce un feminismo político  que permite combatir la violencia de género en un ejercicio combativo frente al patriarcado y sus tentáculos. 






Así en la novela de Marta Sanz , pequeñas mujeres rojas , de la editorial Anagrama se permite esta escritora hablar de esta violencia contra el cuerpo de la mujer acobardada por los miedos de una justicia cobarde que ve en la insinuación sólo una remora del pasado que conviene no tener en cuenta. Frente este pasado de pueblos y ciudades donde el hombre, de forma obscena , cruel, carga contra un terror de quien se ve sometido al delator y perverso cacíque franquista . La escritora reivindicando una ética de los cuidados donde lo concreto significa algo interiorizado frente a un contexto que parece banalizarlo todo. No resulta normal que exista una violencia sicaria contra los hijos e hijas de la pareja maltratada por parte del maltratador. Autora también de "Monstruas y centauras"  entiende que la protagonista una inspectora de Hacienda , coja que llega a un hipotético púeblo de Castilla , Azufrón, se ve enganchada a su pasado con el detective Zarco y a su presente con el joven avispado del pueblo David . Sin embargo Paula Quiñones llegará muerta en su investigación sobre las fosas olvidadas de los muertos por la Guerra Civil . 

Y es que las mujeres invisibles en su mayoría dentro del pensamiento, dentro de la vida misma como si se hubiera buscado un mecanismo de exterminio masivo para que ellas se conviertan en princesitas o cenicientas, en barbies o muñecas lloronas, ... Entre las muchas mujeres que se podrian visibilizar , reencontrar llámese Maria Zambrano, Hannah Arendt , Marta Nusbaum, Judith Buttler, Adela Cortina, Concha Espina, ... pero para poner cierta defensa en encontrar una habitación propia como diría Virginia Wolf , digamos segun la revista EL cultural algunas de las novelas escritas por mujeres que puedan resultar significativamente importantes 


  • Laforet , C  "Nada"   por su atemporalidad desnudando el ser humano frente a la miseria que somos y ocupamos.
  • Martin Gaite, C  "Entre visillos"  el matrimonio como una hipoteca 
  • Rodoreda, M  "La plaça del diamant"  el retrato de la dureza de la Guerra Civil





 

No hay comentarios:

RESPONSABILIDAD COMO VALOR O COMO ANTIVALOR.

             Hace unos años participé en un colectivo de personas que investigábamos sobre la convivencia y los valores en los centros educa...