viernes, 11 de septiembre de 2020

DE CUENTOS CONTADOS PARA QUE NADIE LOS LEA : UNA NOCHE DE INSOMNIO


      

Una Noche de insomnio.

 


         Entré por la puerta de acceso de urgencias. Encima un cartel enorme que señalaba : HOSPITAL PARA TRISTEZAS INCURABLES. 

Aquí estoy -le dije a la coliflor de la entrada- que agazapada parecía desinteresarse por mi. Ella muy presuntuosa me señaló con sus evidentes protuberancias hacia el infinito irreal ...y moviendo  su tamaño de hortaliza regordeta me dirigí hacia el fondo donde estaba la  mar salada . En la mar donde habían camillas de todo tipo de colores perdidos ,  no se estaba  mal pero como  siempre  lleno a rebosar . Sólo buscar un lugar que apearse fue una auténtica proeza. 

 Un caballito de mar lloraba desconsoladamente y la señora Rebeca andaba melancólica pensando en recuperarse del día que le abandonó el gazpacho. Mirándome me dijo: “Un día se fue  en el tren del olvido ” Ahora ella lo recordaba  desde entonces sin saber donde ir a llorar . 

Más allá me fijé en  unos  pupitres que crujían  entre madera y madera como si esperasen el turno para ser rescatados del lugar de donde provenían ;  allí en  el subsuelo con unos apuntes secuestrados.   . Todo me   sonaba  a estar solitario y  deprimido , ausente, desconcertado y por eso pensé : ¿Qué le ocurre a mi vida?  

En un   único rincón   encontré   entre de los incontables lugares sin nombre  que hay en el mundo hospitalario ,   un objeto que acababa de morir  . Pregunté a la mopa de mi lado si sabía  que había  sido .Ella sin girar su pelusa dijo : “ seguramente lleva una eternidad y eso la desesperó” .

Así las lágrimas de tantos pacientes y rumiantes que se pasan los días en esas inmensas salas para curar , sea el cuerpo o el alma , acostumbran a  regar  las pocas plantas que habitan en el lugar . Todo suena a pena, una pena muy grande que se nota y se palpa en las miradas , los gestos , en las cabezas . Como si de sus ojos nacieran las sombras  más oscuras  de cierto  dolor inmenso , o el baile más lento y repetido  una y otra vez de forma  automática o los pensamientos más lejanos de este mundo absurdo y sin sentido en  esta vida de corazones rotos, desalmados que suspiran a  ratos  vacíos con agujeros negros. 

Por el megáfono se escuchaba un tango: La cieguita.. Nada que pensar , nada que hacer, nada que esperar esperando , nada que hablar ... 

La sala se llenaba cada vez más de caídos, de sostenidos, de derrumbados , de defraudados , de desahuciados .. Y llego la caída de  la noche  más larga  . Ya no se aceptaban  más calabazas, tomates o zanahorias ni tan siquiera un conejo simpático o una bruja pirula  . Tomarse en serio la tristeza no podía  acabar con  este hospital de prestigio y solera  porque uno o una casi siempre  se acababa muriendo . 

La música contagiaba en el público en espera la nostalgia eterna de un pasado que añoraban  y puede que fuese ese principio de una gran amistad . Un cartel da consejos con un slogan luminoso que ahora si ahora no se iba encendiendo y apangando señalaba;  NO RIA; NO HABLE EN VOZ ALTA, NO MIRE A LOS OJOS, NO  HABLE CON DESCONOCIDOS, NO ESCUCHE A NADIE , NO SIENTA NADA, Y SI PUEDE NO SE ATREVA A RESPIRAR ,

Me dirigí  al fin a una sala del fondo más fondo cuando escuché  mi nombre : Piedad. La cortina que ligeramente tapaba la camilla de verde campanilla  tenía  grabado un nombre :  pi  . Esperé  una y otra vez , más de más . 

Descansando un  largo rato en paz, apareció  una buena enfermera que conocía   mi nombre  : ¿Cómo estas piedad ? ¿Qué te ocurre ? Le agarré la mano y no la quise soltar ni un momento . Entendí  así  que nada ni nadie sabía  lo que me pasaba y nunca lo podría  remediar . Me acarició para que se  calmase  mi estado. Luego  llamó auxilio por el interfono. ¡¡Vengan , es un caso de extrema gravedad se nos está marchando ya  !!!   

Ha quedado congelado mi rostro, mis cejas caídas, mis ojos semi cerrados, mis labios mirando el suelo, y una mirada perdida. Se me  deslizan las saladas lágrimas sin más por las comisuras de mis labios y resbalan por mi cuello  

Oigo la voz del doctor Patata :” Directamente en vena  100 miligramos de phenobarbital . Y yo callada, me alejé  de este mundo . Acabé con todo . Y luego  tapada por la sábana hacia  los sótanos de la morgue a menos 2 grados bajo cero . Que final ¡!

En ese lugar seguramente ya no habían tristezas  porque se comparten entre los muertos las heroicidades que la vida a una le dio y a otros les quitó , y se ríe bonito , se baila junto de las manos y no hay carteles publicitarios que anuncien nada . Por eso me puse  a reír a carcajadas enormes que han despertaron  a  todo el depósito lleno de las  almas tristes que  se pusieron  a cantar de madrugada. Oh sole mio

 

 

Che bella cosa e' na jurnata 'e sole,

n'aria serena doppo na tempesta!

Pe' ll'aria fresca pare già na festa.

Che bella cosa e' na jurnata 'e sole.

Ma n'atu sole, cchiù bello, oje ne'

'o sole mio sta 'nfronte a te!

'O sole, 'o sole mio,

sta 'nfronte a te, sta 'nfronte a te!

Quanno fa notte e 'o sole se ne scenne,

me vene quase 'na malincunia;

sotto 'a fenesta toia restarria

quanno fa notte e 'o sole se ne scenne.

Ma n'atu sole, cchiù bello, oje ne'

'o sole mio sta 'nfronte a te!

'O sole, 'o sole mio

sta 'nfronte a te, sta 'nfronte a te!

Luceno 'e llastre d'a fenesta toia;

'na lavannara canta e se ne vanta

e pe' tramente torce, spanne e canta

luceno'e llastre d'a fenesta toia.

Ma n'atu sole, cchiù bello, oje ne'

'o sole mio sta 'nfronte a te!

'O sole, 'o sole mio

sta 'nfronte a te, sta 'nfronte a te!

 

No hay comentarios:

Avui hi ha necessitat d'explicar a Filosofia els arguments sobre l'exisltència de Déu

  Com podem explicar la idea de Déu dins la Filosofia d'avui ?  El que vull plantejar de fet també pot succeir amb altres temes com l...