Buscar este blog

martes, 8 de diciembre de 2020

LA MONTAÑA

 



¿Cuantas montañas habré subido ? En el recuerdo tengo imágenes distintas . Toda montaña es distinta . Y según la etapa de tu vida puede ser radicalmente diferente. Tanto que te resulta casi como un imposible ahora que las piensas frente al ordenador de tu casa, sentado en la silla reclinable y al lado del radiador de eléctrico de aceite. 
Cualquier montaña se puede parecer al Aneto , a la cordillera del Himalaya , al Everest , ...porque el estado anímico , la posición corporal, la respiracion y el aliento que se tiene en ese momento le representan a una la capacidad para estar dentro o fuera de la montaña. Hace años eran pequeñas colinas donde se trataba de ir lo más deprisa posible para llegar a la cima y plantar las banderas imaginarias de los piratas. Más tarde fueron montañas de valles como la del Costabona donde simbólicamente era alcanzar la cima que mi padre nunca alcanzó en un gesto de tocarle a él con el cielo en la cúspide. 
Las montañas no tienen paises ni nacionalidades como la que en el valle de l'Ainè en Francia después de horas y horas de cruzar frondosos bosques de ribera, prados y rodear riachuelos te exige escalar una cima para poder situarte entre la niebla de los valles de Núria . Allí donde te fallan las fuerzas y te ves alcanzado por el tiempo y el oxígeno puro de la montaña. Las montañas si tienen su historia como la de Mesada , allí en Israel en un Julio de hace años rodeado de fantasmas de un pasado que luchan por defender de los romanos la población, el tiempo . 
También hay montañas que se caminan en solitario o bien acompañado , las primeras te acompañan como las del Montnegre , entre las miradas de las brujas y sus dolmenes en sus espacios de silencio e inhabitados , sin presencia alguna , donde caminar es una gesta que te obliga a superar tu capacidad de orientarte , tu incertidumbre por no saber si regresaras a la cabaña que te aguarda ; otras en cambio son más ligeras porque con tus botas, tus bastones y tus mochilas te atan al otro a los demás , te siguen te animan , te cogen de la mano, te permiten distraerte mirando el paisaje como las del Pais Vasco . 
Ahora que mis piernas ya fallan , que mis pies me impiden caminar con soltura, que mis sueños ya no suben más que montañas imaginarias , encuentro a faltar la única montaña que nunca he subido y que no subiré , aquella que la haces solo , como la que subí en las cercanías de Napoles en italia , donde el volcan . Las de Petrarca o las de Verdager aunque las haya leido en sus versos cuando habla de la Atlántida .
La montaña es una relación con la vida misma, con la naturaleza, con la superación , aunque pueda ser una relación como Sisifo que siempre andamos subiendo y bajando dia tras dia hasta el final . 

No hay comentarios:

¿POR QUÉ NOS PASA LO QUE NOS OCURRE HOY ? SURFEANDO SOBRE LA REALIDAD

  Se habla hoy de mucho pero se escucha muy poco. La chachara , las habladurías, los blablabla permiten difundir una sensación de efervescen...