jueves, 16 de abril de 2020

CASI ME MATAS Y TU CAMINANDO


Sal de una vez . Le he dicho. Sin más. Se ha cogido su mochila llena de una o dos veces los tiempos que ha tomado para llevar sólo lo justo .Luego en la barrera . El tren. Camino. Manta. A trotar.
Yo me he quedado. Lo primero pensar en las pisadas que marcará con sus botas. Luego , el audio que le envio sin tardar demasiado. La canción que toco , o el poema que escribo. El ha marchado en compañia con el otro de siempre. Yo en casa . Bueno mi casa.
La tarde parece agradable. Envia fotos de que está en León. Miro en el mapa donde está ese trozo de país que desconozco . No lo sé. Camina,Manta y revienta. Sigue otro día más y a noche me llama.
¿Cómo andas?
Le digo que le amo como casi siempre , pero eso me desespera como siempre -
El se calla , como siempre .
Luego viene nuestro silencio.
Estan los dos en el albergue .
Camino. Me disgusta sentirme tan dependiente de sus pasos y pienso en dar una vuelta.
No hay vuelta que en estos senderos , los mios , cubran los caminos suyos.Los mios suben en aceras , los suyos de tierra.

Cayo.
Hoy ha dejado de llamar.
¿Qué le estará pasando ?
¿Que me estará pasando?
Canto por la mañana como todos los días , y veo salir el sol .
HOy no hay luna , o bien, si la hay se escondió como siempre . Me pregunto si mi luna será como la suya en este momento , huidiza, enmascarada, tropezona con las nubes del cielo .
Camina , revienta, manta , ...

LLeva los días contados y sigue el silencio . Por eso me doy cuenta que caminar , andar como práctica filosófica no lleva a ningún fin del mundo , ni a  encontrar paz alguna.
y claro casi me matasa y tu sigues caminando ...  pero que más da.
El nunca ha regresado de su camino .
Yo sola sigo aquí en mi casilla de salida , aunque , antes de ayer pasó un ángel o dos y me los comí a besos , y ahora he aprendido a jugar con ellos , cuando oscurece .

Arimatea era un buen hombre , por eso se le llamaba José. Pagó por el sepúlcro de su cuerpo cansado de caminar tantas veces.

Me encuentro ahora acompañada con el , este , que me recuerda que mi olvido me desgasta en la madrugada , al oir todavía los pasos cuando marchó. Y me despierta para un insomnio permanente que me aborrece la luna lunera de todos los polvorientos caminos que matan y se funden en negro .

No hay comentarios:

DE CUENTOS CONTADOS PARA QUE NADIE LOS LEA

  Entré por la puerta de acceso . Encima hay un cartel enorme que señala e indica : HOSPITAL PARA TRISTEZAS INCURIABLES.  Aquí estoy -le dig...